martes, 15 de enero de 2008

::Él::

Estaba atrapado en un lago lleno de agua estancada, que él mismo no dejaba fluir, prefería hundirse en lo más recóndito de su cabeza y buscar algo de lógico en lo que estaba haciendo con su vida, que realmente visualisar lo que deseaba con tanto anhelo. Millones de gusanos le comían sus ideas y todo lo que estaba dentro, se llevaban sus palabras más preciadas, sus presuntuosos recuerdos, como si voces maliciosas se apoderaran de todo lo aquello en lo que deseaba creer y llevar a cabo. Aún tenía ese revoltijo de letras, de palabras sin sentido que sólo significaban algo para él, todavía conservaba el amor por las frases insensatas que sólo con ella lograba entender, aún…Todo sería más simple si aceptase que prefiere la costumbre que lo llevó a estancarse.
Mi dulce niño, mira hacia delante sin titubear, que ella te regalará todo el tiempo que necesitarás, es un largo camino, pero no estás solo, nunca lo has estado, simplemente aún estás ciego de tanto lodo, aunque tal vez sea tarde cuando abras los ojos, aunque...quién sabe? Nunca es tarde para volver a empezar.

1 comentario:

CaMila dijo...

había escrito algo tremendamente largo, conmovedor y todas esas cosas, pero mi internet está con fallas, y no lo alcanzó a guardar cuando se cayó... XD

decía que la vida siempre nos da segundas oportunidades, que nunca es tarde para algo o alguien, pero que debemos tener los ojos y el corazón abiertos para poder entender cuáles son las oportunidades que se nos están dando, porque, como sabrás, a veces las segundas vueltas, terceras, cuartas, las que sean, vienen disfrazadas, vienen en otras caras, en otros cuerpos, con otras historias, con otros pasados, pero quién sabe, sólo el corazón sabe, a él tenemos que escucharlo, y ser hábiles para captar lo que nos quiere decir...

cariños!! :)
Cami.